Aunque no existe una solución mágica parar acabar con el correo basura, el sentido común puede ayudar a reducirlo.


1. No comprar los productos que se anuncian de esta forma.

2. Usar filtros antispam.

3. No abrir correos sospechosos. Pueden contener un virus que se activa sólo con abrir el mensaje.

4. No responder nunca a un correo basura, no pinchar en los enlaces que contiene, no llamar a los teléfonos que indique. Si lo hace, confirmará que su dirección es válida, y le enviarán más.

5. Desactivar las opciones de visualizar los mensajes en HTML y de enviar notas automáticas de confirmación de recepción.

6. No participar en cadenas de correo.Tratar su dirección de correo como si fuese oro (de hecho para los spammers es dinero). No la ponga en formularios sospechosos, sitios o foros públicos.

7. Utilizar direcciones alternativas de correo para registrarse en sitios que no sean de confianza.

8. Desactivar la casilla para recibir más información.